El recorrido hasta AlUla habrá traído algunos recuerdos. Sin embargo, no se trata de una vuelta al punto de partida, ya que la situación ha cambiado considerablemente desde el prólogo. En el viaje de vuelta los competidores han podido evitar las rocas volcánicas, puesto que se ha optado por el camino del norte desde Al Duwadimi, pese a mantenerse algunos elementos en común. La mayor parte de los 295 kilómetros de especial requirieron una atención especial en dos sentidos: una conducción precisa para evitar caídas y pinchazos en los tramos pedregosos, así como un cuidado extremo para asegurarse de que las lecturas del road-book permitían ir avanzando por el laberinto de pistas que había por delante.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *