Este será un día de contrastes y de una ligera bajada de intensidad. Saliendo del centro del país en dirección norte, la especial lleva a los contendientes por un terreno arenoso, pero sin grandes obstáculos. Luego hay un cambio de escenario sorprendente que exigirá máxima atención y precisión en la conducción. La arena da paso a los guijarros, con una ruta dura y quebrada en algunos puntos. Para proteger sus neumáticos, deberán rodar hacia Ha’il como si caminaran sobre cáscaras de huevo. Con prudencia y delicadeza.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *