De ahora en adelante iremos pasando información desde el punto de vista de las asistencias, con las que vamos a convivir hasta el final del rally hasta nuestro regreso a España.

Echaremos, en lo que podamos,  una mano a nuestros “rescatadores”, los hermanos Merino, que han roto la culata de su Toyota.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un comentario en «El otro Dakar»
  1. Ahora toca disfrutarlo desde otra perspectiva, no siempre las cosas salen como uno desea.
    De todas formas sois unos privilegiados por poder estar ahí, a base de mucho trabajo y sacrificio, los vídeos son muy interesantes para los que desconocemos ese mundo. Muchas gracias por los buenos momentos que nos hacéis pasar.
    No me conoces pero tu hermano Francisco si q tiene q acordarse de mi, dale un fuerte abrazo de mi parte y otro parari

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.